Llámanos: +34 980 69 04 70
  Horario laboral: 9:00 - 14:00 / 16:00 - 20:00 pm (Lunes - Viernes)
  Asistencia en carretera 24 horas

CONSIGUE ESTABILIDAD Y SEGURIDAD CON NUESTROS DISCOS DE FRENO

En Inesgar ofrecemos las mejores marcas y precios

LogoLogoLogo

Icono Frenos

Pastillas y Discos de Frenos


El sistema de frenos es el elemento fundamental de la seguridad activa de nuestro vehículo. El hecho de que esté sometido a un desgaste más que notable, hace que debamos prestar especial atención a su mantenimiento. Además, hay que tener en cuenta que uno de cuatro coches que no supera la ITV lo hace debido a deficiencias en el sistema de frenos.

Es importante tener en cuenta que no sólo es determinante el número de kilómetros recorridos, sino que también cuenta el estilo de conducción de cada persona.


Revisa el Sistema a los 20.000 kilómetros

No hay una pauta fija sobre la duración de las pastillas de freno y depende del tipo de utilización que hagamos de vehículo y nuestra propia conducción. Por ello, es recomendable revisar el sistema cada 20.000km y proceder a comprobar el estado del sistema, discos, pastillas, líquido de frenos y reglajes.


Vibraciones que nos avisan

Si al pisar el freno notas una pequeña vibración, habrá que comprobar el sistema de frenado ya que puede deberse a desgastes tanto de discos como de pastillas, igual que si lo notas especialmente duro o excesivamente blando.


¿Quieres cuidar tus frenos? Atento a estos síntomas

Los frenos de tu coche son un importante sistema de seguridad activa. Son los que permiten detener el vehículo cuando es necesario, por eso conviene que los cuides y les prestes atención.

Estos elementos no suelen fallar de repente, sino que normalmente dan muestras de un desgaste progresivo. Por eso conviene que lleves tu coche a tu taller de confianza para que lo revisen a fondo si notas alguno de estos síntomas en sus frenos:

Pedal demasiado duro: esto puede indicar que las pastillas estén sucias de aceite o líquido de frenos. También pueden fallar el pistón de la pinza, los discos o el servofreno.
Pedal con tacto esponjoso: puede ser que el líquido de frenos contenga aire o haya absorbido humedad. Así, cuando el agua entra en ebullición y se convierte en vapor, provoca esa sensación esponjosa.
Pedal con recorrido excesivo: si tienes que pisar a fondo para frenar con suavidad, puede haber algún problema con las pastillas, el líquido de frenos o el sistema hidráulico.
Pedal que no regresa a su posición: si notas que tarda en volver al punto de reposo, puede haber algún problema mecánico que impida este movimiento.
Chirridos o pitidos metálicos al frenar: puede haber entrado polvo o arena entre el disco y la pastilla. Otra causa posible es el desgaste excesivo de las pastillas o un daño en los discos.
Comportamientos extraños: las oscilaciones hacia un lado o los bloqueos de los neumáticos también son síntomas de problemas con los frenos o la suspensión del vehículo.
Freno

Te llamamos

About us